CALVILLO, EL PUEBLO MÁGICO DE LAS GUAYABAS

Ubicado en el estado de Aguascalientes, este Pueblo Mágico te invita a descubrir su hermosa arquitectura colonial (civil y religiosa) y a degustar uno de sus máximos tesoros: unas ricas guayabas.

Calvillo: Entre guayabas y el milagroso Señor del Salitre

Ubicado cerca del punto donde se unen Jalisco, Aguascalientes y Zacatecas, Calvillo tiene mucho que ofrecer a sus visitantes: desde fértiles huertos donde se cultiva la guayaba para convertirla en suculentos dulces y licores, hasta una de las edificaciones religiosas más encantadoras de América Latina: el Templo del Señor del Salitre.

Este Pueblo Mágico posee una gran belleza arquitectónica, leyendas que cautivan hasta los más escépticos y delicados deshilados, producto de un arduo trabajo artesanal. Pero Calvillo también es un paraje clave en la historia del país ya que fue el paso del cura Miguel Hidalgo, después de su derrota en Puente de Calderón, para llegar a la Hacienda de San Blas donde fue relegado por Ignacio Allende.

Además, en los alrededores de este poblado aguascalentense podrás visitar presas donde es posible pescar y practicar kayak, antiguas haciendas y otros sitios que encantarán a cualquier viajero.

Conoce más

Calvillo nació en el siglo XVII a partir de una necesidad religiosa, pues en las tierras de cultivo pertenecientes a la Hacienda de San Nicolás, propiedad de Juan Calvillo, vivían alrededor de 2,300 españoles, 890 indios y algunos mulatos; no obstante, la población carecía de servicio religioso. Entonces el arzobispo de Nueva Galicia (hoy Guadalajara) autorizó que en 1772 se comenzara a construir una iglesia en el lugar (la Parroquia del Señor del Salitre).

Según la tradición, el Señor del Salitre se apareció en una comunidad cercana, antes de la fundación de la ciudad. Dicen que una pareja de ancianos que coleccionaba imágenes del Señor crucificado, recibió a unos jóvenes viajeros que pidieron posada. Los jóvenes se interesaron por la colección de imágenes y les solicitaron a los anfitriones un bloque de madera y una mesa. Cuando los ancianos despertaron, los huéspedes ya no se encontraban pero hallaron sobre la mesa la figura del Señor del Salitre que ahora está en la iglesia.

Lo típico

En este pueblo podrás adquirir finos deshilados y bordados, como trabajos de filigranas, calados, rebozos vestidos, blusas, sabanas y más. En La Labor (a 15 minutos de Calvillo) encontrarás diversidad de diseños, así como en La Panadera; o bien, en el Andador Centenario hay varios locales donde se venden estas bellas piezas artesanales. De hecho, el arte del deshilado es considerado Patrimonio Cultural del Estado.

Leave a Reply